Skype lanza una red social para profesores

Skype acaba de presentar el proyecto Skype in the classroom, una red social para que profesores y alumnos puedan conectar con colegas y clases de cualquier parte del mundo.

Actualmente hay unos 4000 profesores de todo el mundo que ya utilizan esta herramienta, y han empezado a integrar Skype en sus clases o a participar de forma conjunta en toda clase de proyectos.

La verdad es que una de las competencias que siempre se nos tiende a olvidar, en medio de las puramente técnicas, es la capacidad de comunicarse de una manera eficiente, crear sus propias opiniones y ser capaz de presentar información a los demás. Mediante el uso de herramientas como estas se puede intentar favorecer este tipo de habilidades así como el intercambio de diferentes culturas y formas de comunicación.

Además, como profesores, también podemos participar o solicitar participación en proyectos que estemos llevando a cabo, compartir recursos o ideas, etc.

¿Triunfará esta canción? Pregúntale a twitter

La posibilidad de saber de antemano si una determinada canción está llamada a triunfar en el mercado resultaría muy interesante para la industria discográfica.

En este sentido, muchos grupos de investigación de todo el mundo se han dedicado a intentar resolver este problema. La aproximación más frecuente consiste en extraer de la música una serie de características (ritmo, letra, etc.) que de algún modo pueden ser capaces de determinar su potencial a la hora de convertirse en un éxito. La fiabilidad de todos estos sistemas es relativa, en torno a un 80%.

Recientemente, un equipo de investigadores alemanes ha propuesto añadir información extraída de las redes sociales para mejorar los resultados de dichos sistemas de predicción. La hipótesis de partida es que la gente no decide de forma independiente lo que le gusta, sino que le gusta lo que piensan que también gusta a otra gente, una máxima defendida por el profesor de la Universidad de Columbia Duncan J. Watts.

Con esta idea en mente, probaron a utilizar información de last.fm (popularidad, canciones anteriores del mismo artista, número de oyentes, evolución de número de oyentes, etc.). Con todo esto son capaces de mejorar ligeramente los resultados conseguidos cuando sólo se utiliza información extraída de la música.

Por cierto, que recientemente, investigadores de la Universidad de Indiana han sido capaces de predecir Por si fuera poco, en la Universidad de Indiana han logrado predecir los resultados de la bolsa con hasta 6 días de antelación siguiendo el estado de ánimo de los usuarios de Twitter a nivel mundial.

¿Quién ha dicho que Twitter es una pérdida de tiempo?

Para saber más:

(Imagen: Wareseeker)

Wikis, Google Docs y Dropbox

Estas semanas tocaba hablar de wikis en las clases del máster de profesorado de secundaria. Aunque inicialmente a todo el mundo se le va la cabeza a la wikipedia cuando se le pregunta qué es una wiki, pronto vimos que en realidad se trata de un sitio web cuyas páginas pueden ser editadas por varios usuarios desde su navegador, y que la wikipedia no es más que un caso particular de wiki.

Para jugar un poco con ellas utilizamos wikispaces, donde cualquiera puede crearse su propia wiki y experimentar con sus posibilidades y limitaciones. Aunque este año ya es complicado, el año que viene tengo la intención de utilizar una wiki para intentar desarrollar competencias transversales con otra asignatura del mismo máster. Ya lo iremos madurando y a ver qué sucede.

Bueno, a lo que vamos. En la discusión que tuvimos en clase, se planteó la wiki como una herramienta muy útil para el trabajo colaborativo entre alumnos. Si un grupo de estudiantes tiene que realizar un trabajo, por ejemplo, pueden utilizar la wiki como espacio común en el que ir editando, corrigiendo y completando el trabajo. Una ventaja adicional de las wikis es que permiten que el profesor vea cómo se ha ido desarrollando el trabajo, quién ha participado más, qué ha añadido (o borrado) cada uno, etc.

Durante el debate también salió otra aplicación: Google Docs u otras alternativas como OpenGoo. En este caso podemos ver que el uso de un documento compartido puede verse como una sola página de una wiki, en la que todos los usuarios pueden participar de forma simultánea, cada uno desde su ordenador. En este caso también es posible ver la «historia» del documento, aunque para mi gusto esta funcionalidad no es tan completa como en la wiki.

Por último salió una herramienta en la que yo no había pensado para esta aplicación, a pesar de ser usuario de la misma desde hace ya bastante tiempo: Dropbox. Para quien no lo conozca, dropbox es una especie de pendrive online, que te permite tener tus documentos sincronizados entre varios ordenadores, y siempre guardados «en la nube». Además, con dropbox se pueden compartir archivos de cualquier tipo con otros usuarios, de forma que se permite el trabajo colaborativo entre varias personas. Igual que las anteriores, es posible ver un historial de las modificaciones que ha ido recibiendo cada documento, aunque al igual que ocurría con Google Docs, la información que se presenta no es tan completa como la de la wiki. El si es suficiente o no dependerá, como siempre, de lo que cada uno busque, y de los objetivos que se haya planteado.

Blogs, microblogs y educación

La semana pasada terminamos en el Máster de Formación de Profesorado el tema dedicado a los blogs. Mi objetivo, en este tema como en todos los demás, es sencillamente presentar en clase una herramienta, y discutir entre todos sus posibles aplicaciones al mundo de la enseñanza, valorando tanto sus pros como sus contras. Siempre insisto en que una misma herramienta puede ser muy útil para un profesor y perfectamente inservible para otro, sin que ello haga que uno sea mejor profesor que el otro. Cada uno tenemos nuestra forma de afrontar la docencia, nuestra filosofía, y nos podemos sentir cómodos con unas herramientas u otras. El objetivo no es, ni debe ser, aplicar en nuestra docencia todas las posibles tecnologías habidas y por haber, sino disponer de un abanico lo más amplio posible de herramientas para poder aquella o aquellas que mejor se adapten a nuestras necesidades.

Pues bien, personalmente veo el blog como una versión actualizada del portafolio de aula de toda la vida, últimamente tan de moda, en el que alumno va relatando todo su andar por el proceso de enseñanza-aprendizaje, los problemas que se ha ido encontrando, cómo los ha ido superando, y la evolución que ha seguido durante el curso. Un blog no es más que esto, una sucesión temporal de reflexiones, trabajos, problemas, pero en formato electrónico.

No obstante el blog tiene la ventaja, siempre desde mi punto de vista, de ser visible no solo por el profesor, sino también por todos los estudiantes, lo cual favorece la interacción, los comentarios, el debate. Todo esto nos ayuda a centrar el aprendizaje en el estudiante, a fomentar la creatividad y el trabajo colaborativo, y un montón de palabras más de esas que tanto nos gustan. El trabajo se puede organizar de multitud de formas: blogs de profesor, blogs comunes entre profesor y alumnos, blogs individuales de alumnos, etc. La primera, la del blog del profesor, ha sido la que más «simpatías» generó en el debate.

También hablamos de los problemas que pueden surgir, que si bien no deben servirnos como excusa, sí que deben ser tenidos en cuenta para evitar cualquier sorpresa desagradable. Temas como el filtrado de contenidos, la minoría de edad o la preocupación sobre la necesidad de permisos paternos centraron el debate en este punto. La evaluación, por supuesto, también tuvo un hueco en el debate. ¿Cómo debemos evaluar la actividad del estudiante en el blog? ¿Se evalúan las entradas o también los comentarios? ¿Debe plantearse el blog solo como una actividad «extra», para subir nota? ¿Se debe obligar al estudiante a mantener un ritmo de publicación constante, o mínimo? Las opiniones fueron muy variadas, y entramos, cómo no, en el terreno de las competencias, y cómo en función de cuáles queramos o debamos desarrollar, así debemos plantear nuestra metodología, y nuestro sistema de evaluación y calificación.

Por último, hablamos en clase de un primo del blog, el microblog, y en particular del twitter. En este caso tengo que reconocer que me cuesta encontrar el hueco del twitter en la educación, y lo mismo nos pasó en clase. Creo que es una herramienta que puede resultar muy útil para que el profesor distribuya avisos o recordatorios relacionados con la clase, pero todos los ejemplos que he leído que intentan llevarlo un poco más allá no han terminado de convencerme, y tampoco lo han hecho al grupo de clase.

Esta semana hemos empezado con las wikis. Pero eso es otro tema.

(Imagen: juncadella.net)