La noche de los investigadores

El pasado 24 de septiembre se celebró la noche de los investigadores en toda Europa. Este año se celebró por primera vez en Madrid, con un total de dieciocho actividades a las que asistieron más de 6000 personas.

Para quien no conozca esta iniciativa de la Unión Europea, su principal objetivo es acercar los investigadores a los ciudadanos para que conozcan su trabajo, los beneficios que aportan a la sociedad y su repercusión en la vida cotidiana, así como fomentar la carrera científica entre los más jóvenes. Todo ello en el marco de actividades festivas y lúdicas, cuyos protagonistas sean tanto los ciudadanos como los investigadores.

Ese día asistí a la actividad «La esquina europea: ser un científico en Europa, 27 experiencias», organizada por la Fundación Madri+d y que se celebró en Medialab Prado. En esta actividad, varios investigadores de distintas disciplinas que iban desde la medicina hasta las telecomunicaciones o la física, explicaron las razones que les llevaron a dedicarse a la investigación, y el público pudo hablar con ellos de forma distendida. Así, fue posible hablar con científicos de reconocido prestigio como el cirujano Julio Mayol, el astrofísico David Barrado o la ingeniera de telecomunicación Ana García Armada.

Creo que es necesario aplaudir y apoyar iniciativas como ésta que ayudan a eliminar la barrera existente entre los científicos y el público general, y sobre todo contribuyen a hacer más conocido el trabajo que miles de investigadores desarrollan a diario y que muchas veces no recibe el reconocimiento que merece. Espero que el año que viene se vuelva a celebrar la noche de los investigadores en Madrid, y que tanto el número de actividades como el de asistentes superen al de este año.

Tu cerebro y la música

Hacía tiempo que tenía ganas de escribir sobre este libro: «Tu cerebro y la música. El estudio científico de una obsesión humana». Su autor, Daniel J. Levitin, trabajó como productor musical con músicos de la talla de Santana, y ahora es catedrático en la Universidad de McGill, en Canadá, donde dirige el laboratorio de percepción musical y cognición.

El libro pretende acercarnos al estudio de la percepción musical desde el punto de vista de la neurociencia cognitiva. Se trata de un texto accesible a todos los públicos, sin necesidad de ser un experto en el tema. Así, los primeros capítulos se dedican a introducir, de forma muy sencilla y con multitud de ejemplos prácticos, conceptos básicos como ritmo, armonía, pitch o timbre. A partir de ahí, cada capítulo se dedica a analizar un aspecto concreto de la percepción musical. De este modo temas como la formación de los gustos musicales, la respuesta de nuestro cerebro ante la música, cómo se puede jugar con nuestra capacidad de anticipación para generar interés o sorprender al oyente, o las emociones que la música es capaz de generarnos, se van tratando con detalle. El libro se complementa con una página web en la que se pueden escuchar buena parte de los temas musicales a los que hace referencia a lo largo del texto, que van desde Mozart hasta Van Halen.

A pesar de tratarse de un libro muy divulgativo, incluye una extensa bibliografía que lo hacen estar más que bien fundamentado, y que permiten a aquel que desee saber algo más, adentrarse en este mundo, tan apasionante como desconocido.

En definitiva, un libro excelente para cualquiera a quien le guste la música y quiera aprender algo más sobre su influencia en nuestro cerebro, y todos los detalles que nuestro cerebro es capaz de percibir y analizar de los que muchas veces no somos conscientes.

Por cierto que si te animas a leerlo, y te apetece  debatir sobre él, lo puedes hacer en Madrid el próximo día 17 de marzo a las 20:00 en la librería Aquí la Ciencia (C/ Acuerdo, 10). Cualquiera puede asistir, y basta con enviar un correo a aquilaciencia@aquilaciencia.es para poder prever el número de asistentes.

Club de lectura

Las amigas de Aquí la Ciencia, una librería especializada en libros de divulgación científica han decidido poner en marcha un club de lectura orientado especialmente a este tipo de literatura, en el que tendrán cabida desde libros de ciencia ficción, novela relacionada con la ciencia, libros de ensayo sobre el mundo de la ciencia, divulgación en general, etc.

Cada mes nos reuniremos para charlar y comentar un libro elegido. El objetivo es mantener un coloquio informal en el que nuestras opiniones nos acerquen a la Ciencia. Al término del libro cada uno de nosotros votará qué leer a continuación y así aprenderemos del gusto de los demás.

Si quieres participar solo tienes que mandar un correo electrónico a aquilaciencia@aquilaciencia.es o pasarte por la librería y charlar con Gara y Laura, sus promotoras, quienes te podrán informar perfectamente de todo. Por supuesto tu participación tendrá una compensación especial, ya que te harán un 5% de descuento en todas las compras que realices.

Génesis

Para arrancar nos proponen el siguiente título: Génesis, de Bernard Beckett, una «emocionante fábula especulativa, thriller filosófico y meditación humanista, Génesis es una obra fuera de lo común que escapa de toda etiqueta. Ambientada en la segunda mitad del siglo XXI, recurre a los pensadores griegos más relevantes en una estimulante reflexión sobre la fragilidad de nuestra civilización occidental

Yo ya me lo he leído, de hecho debería decir que he devorado sus escasas 160 páginas en una sola mañana, y en mi opinión se trata de un libro más que recomendable, que nos atrapa desde el principio, y que sobre todo nos hace pensar. La sinopsis no miente: cuando terminas de leer el libro lo que te apetece es empezar a leerla de nuevo, quizás con un punto de vista distinto, quizás para recordar algunos de sus momentos. Eso depende de cada uno. Estructurado como si fuera un verdadero diálogo platónico entre Anaximandro y el tribunal que la examina, según lo leía ha traído a mi memoria a otros títulos como1984 (George Orwell), Un mundo feliz (Aldoux Huxley), el Planeta de los Simios (Pierre Boulle), o incluso la película Blade Runner, de Ridley Scott.

Yo no soy una máquina. ¿Qué puede saber una máquina del olor a hierba mojada por la mañana, o del llanto de un recién nacido? Yo soy la sensación del calor del sol en mi piel: soy la sensación de una ola fría rompiendo sobre mí. Soy los lugares que nunca he visto, y que siempre imagino cuando cierro los ojos. Soy el sabor del aliento de otro, el color de su pelo.

Te burlas de mí por la brevedad de mi vida, pero es precisamente ese miedo a morir lo que me infunde vida. Soy el pensador que piensa el pensamiento. Soy curiosidad, soy razón, soy amor y soy odio. Soy indiferencia. Soy el hijo de un padre, quien a su vez era hijo de otro padre. Soy la razón por la que mi madre reía y la razón por la que lloraba. Soy asombro y soy asombroso. Sí, el mundo puede pulsar tus botones cuando pasa por tu sistema de circuitos. Pero el mundo no pasa a través de mí. Se queda en mí. Yo estoy en él y él está en mí. Yo soy el medio a través del cual el universo se ha conocido a sí mismo. Soy eso que ninguna máquina podrá fabricar nunca. Soy el significado.

El primer encuentro, para discutir sobre este libro, una vez leído será el próximo miércoles 2 de diciembre a las 20 h en la librería Aquí la Ciencia (C/ Acuerdo 10, Metro Noviciado ó Plaza de España). Ya sabes, si te animas, allí nos veremos.

Por cierto, que para que no haya excusas, la asistencia no compromete a nada, se puede ir sólo algunos días sin ningún problema, y en función de las posibilidades o apetencias de cada uno, y por supuesto el ritmo de lectura se irá adaptando a las posibilidades de todo el mundo, para que nadie se quede descolgado.

¡¡¡Nos vemos en Aquí la Ciencia!!!