Razones para abrir un blog

En un interesante artículo, Steve Wheeler expone cuatro razones por las que cualquier profesor debería tener un blog. Voy a tomarme la libertad de exponer estas cuatro razones y comentarlas brevemente desde mi punto de vista.

  • La primera razón es que un blog ayuda a ordenar las ideas. Estoy de acuerdo en esto aunque con matices, ya que si bien el escribir una entrada en el blog implica un trabajo previo de preparación de los materiales, organización mental, estructuración del texto y múltiples revisiones y pequeñas correcciones, esto no es menos cierto en muchas otras actividades diarias que nada tienen que ver con el blog: preparar una clase, escribir un artículo científico, preparar una propuesta de proyecto, etc.
  • Una segunda razón es la potencial audiencia mundial que puede llegar a tener un blog, con lo que ello conlleva de influencia. No creo que necesariamente más visitas impliquen mayor éxito cuando hablamos de un blog académico, pero es cierto que es un blog es la mejor manera de difundir y popularizar nuestro trabajo y nuestras ideas.
  • El blog es una fantástica herramienta para el diálogo. Totalmente de acuerdo. El diálogo, la participación, es la base de prácticamente toda la Web hoy en día (lo que nos gusta llamar Web 2.0).
  • Por último, es fácil, rápido y barato. Cualquiera puede crear un blog, y con un poco de esfuerzo echarlo a andar y crear una pequeña comunidad alrededor de él. Totalmente de acuerdo. ¿Quieres crear un blog? En 5 minutos lo puedes tener listo y funcionando. Tan sólo te queda pensar sobre qué quieres escribir.

Por si estas cuatro razones fueran poco, me voy a permitir exponer alguna más que se me ha venido a la cabeza al reflexionar sobre el artículo:

  • El blog te permite obtener realimentación inmediata. Sé que esto va muy ligado a lo que decía antes sobre el diálogo, pero para mí tiene la suficiente importancia como para escribirlo aparte. En el momento en el que pulsas el botón “publicar”, tu artículo está ahí, disponible para quien lo quiera leer, y cualquiera puede refutar tus ideas, proponerte algún problema que no habías considerado o sencillamente reafirmarte en algo que ya sabías. a
  • El blog estimula la creatividad a la hora de expresar tus ideas. Cuando escribo alguna entrada en el blog le doy mil vueltas a cómo expresar lo que quiero decir, bien sea con palabras o con imágenes o incluso sonidos. El único límite a la hora de expresarse lo pone la imaginación de cada uno.
  • Escribiendo en el blog se aprende. El proceso de preparar una entrada en el blog normalmente te exige consultar otras páginas web, otros blogs, artículos, etc. Ese proceso de documentación lleva consigo un gran proceso de aprendizaje y también de maduración de lo aprendido, muy positivo para el profesor de cara a preparar y dominar cada uno de los temas de su asignatura.
  • El blog te ayuda a conocerte a ti mismo. Dicho así puede sonar pretencioso, pero escribir en el blog me ayuda a saber qué es lo que pienso. Muchas veces ocurre que, al ponerlas por escrito, algunas de nuestras ideas ya no nos resultan tan convincentes como cuando sólo sonaban en nuestra cabeza. Es entonces cuando la búsqueda de otras opiniones o puntos de vista alternativos nos ayudan a formar o reformar esa opinión y hacerla más sólida.
  • Es divertido. Posiblemente sea la razón más tonta pero no por ello menos importante. Disfruto escribiendo en el blog, preparando cada entrada, pensando en cómo orientarla, cómo hacerla atractiva para el que la lea.

Además de todo lo anterior, los estudiantes del máster de profesorado me han dado unas cuantas ideas más a través de sus respectivos blogs que me apetece recoger aunque sea muy brevemente:

  • Samanta dice que el blog permite que los alumnos participen y opinen dejando atrás la vergüenza que suelen tener al hacerlo en clase. Como comentábamos el otro día en clase, está claro que este tipo de tecnologías se acercan mucho más al lenguaje que la mayor parte de los estudiantes actuales dominan, aunque no debemos olvidar que el hablar en público es una competencia necesaria, y no debemos dejarla de lado.
  • Francisca habla de la facilidad para mantener los contenidos actualizados y vigentes de forma constante, algo que también destaca Beatriz, sobre todo en asignaturas tan cambiantes como Tecnología.
  • Samanta y Beatriz coinciden en otro tipo de ventajas, como la ecología, ya que no cabe duda de que se puede llegar a ahorrar mucho papel en determinados casos. No sé hasta qué punto esto puede llegar a ser significativo, pero no cabe duda de que podría serlo si nos lo proponemos.
  • Jessika le pone alguna pega al uso de los blogs, sobre todo la demanda de trabajo extra por parte del profesor, y la sensación de tener que estar disponible las 24 horas del día. Personalmente no creo que tenga por qué ser así, pero sí es cierto que puede llegar a serlo, y hay que ser consciente de ello y ser capaz de delimitar claramente el horario y la dedicación que le podemos asignar a este tipo de actividades.
  • Algo parecido le sucede a Mónica, que teme por lo fácil que puede resultar de “sabotear” por parte de un alumno rebelde. Más que un problema de la herramienta en sí, es una debilidad, de la que debemos ser conscientes y también para la que debemos tener las soluciones necesarias en caso de producirse.
  • En otro sentido, Andrés compara el uso de este tipo de técnicas con aquellas propuestas por Giner de los Ríos, padre de la Institución Libre de Enseñanza, que tenían como objetivo ampliar los límites del aula, bien sea realizando excursiones como entonces, o navegando por la red, como ahora.

Agregadores de noticias

Cada vez que hablo en clase de los agregadores de noticias o lectores RSS como herramienta útil a la hora de seguir un gran número de blogs me encuentro con un elevado número de personas a los que les resulta algo completamente nuevo y desconocido. No pretendo con esta entrada hacer un manual completo de este tipo de herramientas, sino sencillamente explicar lo más básico pensando en los blogs de las asignaturas de “Audio Digital” y “Herramientas Web 2.0 para Tecnología”.

Los agregadores de noticias permiten suscribirse a servicios de noticias, o blogs, en formato RSS (en realidad también suelen soportar otros formatos como atom, pero la idea es la misma). Esto nos permite ahorrar una cantidad muy considerable de tiempo si queremos seguir un número elevado de fuentes.

RSS son las siglas de Really Simple Syndication, y no es más que un lenguaje pensado para la publicación de materiales que se actualizan de forma muy frecuente, como por ejemplo los blogs, aunque también noticias, vídeos, etc. Un documento RSS incluye normalmente el texto completo de la entrada (o un resumen, esto es configurable), y otros metadatos como la fecha de publicación, el autor, etc. El siguiente es un ejemplo de este tipo de código, aunque se puede encontrar una descripción mucho más completa del formato en esta página.

<?xml version=”1.0″ encoding=”UTF-8″ ?>
<rss version=”2.0″>
<channel>
<title>Título de la página</title>
<description>Descripción de la página</description>
<link>http://nombredelblog.wordpress.com</link>
<lastBuildDate>Tue, 18 Oct 2011 11:00:00 +0001 </lastBuildDate>
<pubDate>Mon, 05 Sep 2011 09:30:00 +0001 </pubDate>
<ttl>1800</ttl>
<item>
<title>Título de la entrada</title>
<description>Descripción de la entrada.</description>
<link>http://nombredelblog.wordpress.com/entrada/</link>
<guid>Cadena única por entrada</guid>
<pubDate>Thu, 20 Oct 2011 11:00:00 +0001 </pubDate>
</item>
</channel>
</rss>

 

Cuando escribimos una nueva entrada en nuestro blog, éste se encarga de forma automática de actualizar su código RSS (lo que se suele conocer como feed). Los agregadores de noticias que estén suscritos a nuestra página se encargan de comprobar si ha habido cambios en nuestro feed desde la última vez que lo hemos consultado. De esta manera, si queremos seguir un buen número de fuentes de noticias, no es necesario entrar cada poco en todas las páginas para ver si ha habido alguna actualización, sino que basta con suscribirse y nuestro agregador se encarga de avisarnos de las novedades cuando éstas se produzcan.

Quizás los agregadores de noticias más utilizados sean los basados en la Web, entre los que se encuentra el Google Reader. La ventaja de este tipo de sistemas es que se puede acceder a ellos desde cualquier ordenador con tal de que tenga conexión a internet. La interfaz es muy similar a la de un programa de correo electrónico: podemos ver cuántas entradas tenemos sin leer, hacer búsquedas, marcar favoritos, etc.

Para suscribirse a un blog nuevo basta con hacer click en el botón “Añadir una suscripción”. Se abrirá una ventana en la que podemos introducir la dirección del blog en cuestión, como se muestra en la imagen:

Otra opción es pulsar en el enlace que aparece en muchas páginas con el símbolo de RSS (mira en la columna derecha de esta misma página, un poco más arriba), que nos llevará directamente a la dirección a la que debemos suscribirnos o incluso se encargará de añadirlo automáticamente al agregador que seleccionemos.

Algo que comentábamos ayer en clase es que resulta interesante también en algunos casos suscribirse a los comentarios de un determinado blog. Para el caso de blogs alojados en wordpress.com, que son los que utilizamos en clase, basta con suscribirse a la siguiente dirección:

feed://nombredelblog.wordpress.com/comments/feed

Con esto, podremos estar al tanto de cualquier comentario que se produzca en cualquier entrada del blog en cuestión.

Si quisiéramos suscribirnos a los comentarios de una entrada en concreto, basta sustituir “nombredelblog.wordpress.com/comments” por la dirección completa de la entrada que nos interesa.

Como alternativa tenemos distintos agregadores en forma de aplicación independiente, como por ejemplo el NetNewsWire para Mac, el FeedReader para Windows o el Akregator para Linux. Existen muchos más y al final la decisión es una cuestión de probar y ver con cuál nos sentimos más cómodos.

Espero que con esto quede el tema un poco más claro y haya permitido disipar algunas de las dudas que habían surgido.

Cómo añadir enlaces sociales a tu blog

Existen multitud de plugins en WordPress que permiten añadir botones para compartir nuestras entradas del blog en distintas redes sociales. El problema es que la mayoría de ellos no me terminan de convencer al 100% ya que no son lo suficientemente configurables como para obtener el resultado que quiero. Además prefería no cargar el blog con un plugin más para algo que no parecía que fuese demasiado complicado.

Como soy bastante cabezón, me dediqué a buscar en Google cómo añadir los dichosos botoncitos y la verdad es que una vez que encuentras la solución no tiene ningún misterio, y te permite dejarlo todo exactamente a tu gusto. En esta entrada voy a intentar explicar paso a paso el proceso por si alguien también quiere hacer lo mismo, para que no tenga que perder el tiempo que yo he perdido.

En primer lugar hay que tener claro en dónde queramos que aparezcan los botones. En principio hay dos opciones: en las entradas individuales y en la página principal del blog. En este blog, por ejemplo, aparecen en ambos sitios. Para el primer caso (entradas individuales) debemos editar el fichero loop_single.php, mientras que para el caso de que queramos que aparezcan en la página principal del blog debemos editar también el fichero loop.php.

Para editar estos ficheros, desde el Dashboard de WordPress debemos ir al menú “Apariencia” y dentro de él a donde pone “Editor”. Ahí aparece una lista con todos los ficheros que podemos editar.

Una vez hayamos escogido el fichero que vamos a editar, lo primero es localizar el punto en el que queremos que aparezcan los botones. La vista del código puede asustar un poco a simple vista, pero fijándose la verdad es que es bastante sencillo de seguir, y los nombres de las funciones resultan intuitivos. Como “puntos de referencia” podemos buscar el lugar en el que se llama a la función the_title, que es la encargada de que aparezca el título de la entrada, o bien the _content que se encarga de que aparezca el grueso del texto de la entrada. Yo, por ejemplo, he decidido colocar los botones en la parte superior de la entrada, justo antes de the_content.

Bien, una vez superado el primer escollo lo que queda es copiar y pegar. Dependiendo de la red social en la que queramos que se puedan compartir nuestras entradas tendremos que ir añadiendo trocitos de código. Voy a describir con detalle las más comunes (Twitter, Facebook y Google+) y luego pondré las indicaciones para conseguir cualquier otra que nos interese.

Twitter:

Debemos copiar y pegar el siguiente código:

<a href=“https://twitter.com/share” class=“twitter-share-button” data-url=“<!–?php the_permalink(); ?–>” data-text=“<!–?php the_title(); ?–>” data-count=“none” data-via=“USUARIO_TWITTER” data-lang=“es”>Tweet </a>
<script type=“text/javascript” src=“//platform.twitter.com/widgets.js”></script>

Debes sustituir USUARIO_TWITTER por tu nombre de usuario de twitter, para que aparezca citado en el tweet que se envíe. Si quieres que aparezca un contador con el número de veces que se ha compartido la entrada, basta sustituir data-count=“none” por data-count=“horizontal” o data-count=“vertical”.

 Facebook:

En este caso el código que debemos introducir es el siguiente:

<iframe src=“http://www.facebook.com/plugins/like.php?app_id=101060136661102&href=<?php the_permalink() ?>%2F&send=false&layout=button_count&width=100&show_faces=false&action=like
&colorscheme=light&font=arial&height=21” scrolling=“no” frameborder=“” style=“border:none; overflow:hidden; width:73px; height:20px;” allowTransparency=“true”></iframe>

Igual que antes, podemos jugar un poco con las opciones para ajustar la apariencia del botón a nuestro gusto. Por ejemplo, si en lugar de action=like ponemos action=recommend, haremos que cambie el mensaje escrito en el icono.

Google+:

Para Google+ el código que necesitamos es:

<g:plusone size=“medium” count=“false” href=“<?php the_permalink(); ?>”></g:plusone>
<script type=“text/javascript”>
window.___gcfg = {
lang: ‘es-ES’
};
(function() {
var po = document.createElement(‘script’); po.type = ‘text/javascript’; po.async = true;
po.src = ‘https://apis.google.com/js/plusone.js’;
var s = document.getElementsByTagName(‘script’)[0]; s.parentNode.insertBefore(po, s);
})();

</script>

 

El resultado de todo esto son unos botones como los que se pueden ver en la parte superior de esta misma entrada.

A continuación dejo los enlaces a las páginas de donde saqué todo el código. En ellas se pueden consultar todas las opciones de configuración existentes, que no son pocas.

Si además quieres añadir más botones de otras redes sociales no tienes más que buscar en Google la documentación del API de cada una de ellas. El proceso es siempre el mismo: coger el código que nos den y pegarlo en los ficheros loop_single.php y/o loop.php en el lugar en el que nos interese. En general estas páginas están bastante bien documentadas, así que no tiene pérdida.

Estos son algunos ejemplos de otros botones que podemos añadir de forma sencilla:

Por cierto que para conseguir escribir código en una entrada del blog también tuve que buscar un rato. Al final la solución es tan tonta como cambiar las etiquetas < y > por &lt; y &gt; respectivamente para que no las interprete como código.

(Imagen: Flickr.com)

Radiografía de la blogsfera 2011

Hace unos días se publicó la infografía que se puede ver a la derecha (pinchar para ver en grande) en la que se muestran algunos datos del estado actual de la blogsfera en este año 2011.

Los datos están extraídos de Technorati y de Blogpulse, y muestran cómo hemos pasado de 3 millones de blogs en 2004 a 164 millones actualmente. A la vista de estos datos la famosa frase de “los blogs han muerto” que se escucha cada cierto tiempo en internet no parece tener demasiado sentido.

Según los datos mostrados en la infografía el retrato robot del bloguero medio es hombre, estadounidense (posiblemente de California) y entre 25 y 44 años. Lleva alrededor de 4 años publicando en su blog y lo hace por hobby. Posiblemente publica no más de 1 o dos entradas por semana, lo cual le supone un par de horas de trabajo semanales, y recibe menos de 1000 visitas únicas al mes.

Resulta llamativo que un 11% de los blogs son la principal fuente de ingresos para sus creadores. Esos ingresos vienen principalmente de publicidad o entradas patrocinadas. Además, mientras que un 27% de los blogueros declaran que trabajan a tiempo completo en su blog, tan solo el 6% le dedican más de 20 horas semanales.

Los datos todavía son provisionales y a la vista de los datos hay que cogerlos con pinzas. Está por ver cuánto se parecen a los definitivos que publicará Technorati previsiblemente dentro de poco tiempo, aunque en líneas generales son muy parecidos a los de 2010.

(Vía Mangas Verdes)

 

Blogs, microblogs y educación

La semana pasada terminamos en el Máster de Formación de Profesorado el tema dedicado a los blogs. Mi objetivo, en este tema como en todos los demás, es sencillamente presentar en clase una herramienta, y discutir entre todos sus posibles aplicaciones al mundo de la enseñanza, valorando tanto sus pros como sus contras. Siempre insisto en que una misma herramienta puede ser muy útil para un profesor y perfectamente inservible para otro, sin que ello haga que uno sea mejor profesor que el otro. Cada uno tenemos nuestra forma de afrontar la docencia, nuestra filosofía, y nos podemos sentir cómodos con unas herramientas u otras. El objetivo no es, ni debe ser, aplicar en nuestra docencia todas las posibles tecnologías habidas y por haber, sino disponer de un abanico lo más amplio posible de herramientas para poder aquella o aquellas que mejor se adapten a nuestras necesidades.

Pues bien, personalmente veo el blog como una versión actualizada del portafolio de aula de toda la vida, últimamente tan de moda, en el que alumno va relatando todo su andar por el proceso de enseñanza-aprendizaje, los problemas que se ha ido encontrando, cómo los ha ido superando, y la evolución que ha seguido durante el curso. Un blog no es más que esto, una sucesión temporal de reflexiones, trabajos, problemas, pero en formato electrónico.

No obstante el blog tiene la ventaja, siempre desde mi punto de vista, de ser visible no solo por el profesor, sino también por todos los estudiantes, lo cual favorece la interacción, los comentarios, el debate. Todo esto nos ayuda a centrar el aprendizaje en el estudiante, a fomentar la creatividad y el trabajo colaborativo, y un montón de palabras más de esas que tanto nos gustan. El trabajo se puede organizar de multitud de formas: blogs de profesor, blogs comunes entre profesor y alumnos, blogs individuales de alumnos, etc. La primera, la del blog del profesor, ha sido la que más “simpatías” generó en el debate.

También hablamos de los problemas que pueden surgir, que si bien no deben servirnos como excusa, sí que deben ser tenidos en cuenta para evitar cualquier sorpresa desagradable. Temas como el filtrado de contenidos, la minoría de edad o la preocupación sobre la necesidad de permisos paternos centraron el debate en este punto. La evaluación, por supuesto, también tuvo un hueco en el debate. ¿Cómo debemos evaluar la actividad del estudiante en el blog? ¿Se evalúan las entradas o también los comentarios? ¿Debe plantearse el blog solo como una actividad “extra”, para subir nota? ¿Se debe obligar al estudiante a mantener un ritmo de publicación constante, o mínimo? Las opiniones fueron muy variadas, y entramos, cómo no, en el terreno de las competencias, y cómo en función de cuáles queramos o debamos desarrollar, así debemos plantear nuestra metodología, y nuestro sistema de evaluación y calificación.

Por último, hablamos en clase de un primo del blog, el microblog, y en particular del twitter. En este caso tengo que reconocer que me cuesta encontrar el hueco del twitter en la educación, y lo mismo nos pasó en clase. Creo que es una herramienta que puede resultar muy útil para que el profesor distribuya avisos o recordatorios relacionados con la clase, pero todos los ejemplos que he leído que intentan llevarlo un poco más allá no han terminado de convencerme, y tampoco lo han hecho al grupo de clase.

Esta semana hemos empezado con las wikis. Pero eso es otro tema.

(Imagen: juncadella.net)

Blogs de FPS

Bueno, pues tal y como había prometido, aunque con más retraso del previsto, aquí va la lista de los blogs de los estudiantes de la especialidad de Tecnología del Máster en Formación del Profesorado de E.S.O., Bachillerato, F.P., y enseñanza de idiomas.

Así cualquiera puede presumir de alumnos:

Suerte y ánimo a todos en esta andadura.

(Imagen: Flickr)

Blogs de audio digital

Como ya he comentado en un post anterior, en la asignatura de “Introducción al Audio Digital” pido a mis alumnos que creen un blog relacionado con la temática de la asignatura. Pues bien, aquí están, todos juntitos, a modo de presentación en sociedad. Su calidad es sorprendente, en muchos casos seguramente bastante por encima de la de éste que ahora les cita.

Enhorabuena a todos por el trabajo, mucho ánimo y a seguir así.

PS.- En breve, en cuanto les eche el lazo a los que todavía se resisten, los blogs del Máster.

Instalando tu propio acortador de URLs

Los acortadores de URLs ganaron popularidad con la llegada de Twitter, y su limitación de 140 caracteres por mensaje. Así, si quisiera compartir por twitter la siguiente entrada de este blog:

http://enriquealexandre.es/2010/06/02/¿como-escuchamos-organizacion-secuencial-vs-simultanea/

Necesitaría 93 caracteres sólo para la dirección, así que sólo le quedarían 47 para el mensaje. Una primera idea que se nos podría ocurrir es configurar el wordpress para que nombre a nuestras entradas de una forma más corta, como por ejemplo http://enriquealexandre.es/20100602 o algo parecido. El problema de esto es que al parecer google utiliza las palabras de la URL para indexar, por lo que no es una muy buena idea hacerlo.

Por esta razón desde hace tiempo existen servicios gratuitos como bit.ly o goo.gl que se encargan de convertir esta dirección en una mucho más manejable, en torno a los 20 caracteres. En el caso anterior, las direcciones acortadas quedarían: http://goo.gl/TKWIhttp://bit.ly/daBDoC

Pero entonces, después de toda esta introducción, si ya existen acortadores de URLs gratuitos, ¿por qué iba yo a querer instalar el mío propio? Pues en mi caso particular por varias razones:

  • En primer lugar precisamente porque las que hay son gratuitas, y cualquier día pueden desaparecer, haciéndonos perder todos nuestros enlaces. Un susto ya nos lo dio tr.im hace algún tiempo.
  • Una segunda razón es el control. Si por la razón que sea quiero modificar la dirección de destino (error, migración de servidor, etc.) lo puedo hacer sin problemas.
  • La tercera razón, y quizás la más importante, es por aprender, porque me apetecía.

Pues bien, una vez decidido que queremos instalar un servicio de este estilo en nuestro servidor, lo primero que tenemos que hacer es decidir el nombre del dominio que vamos a utilizar. Hay servicios como domainr, que te dan ideas, pero yo al final me decidí por http://rsnc.es, que tiene 15 caracteres más los aleatorios. Había soluciones más bonitas, pero la mayor parte de ellas eran muy caras (cientos de dólares) o dependían de ccTLDs muy raros, así que al final decidí apostar por lo seguro y utilizar un dominio .es.

El siguiente paso fue decidir el software que iba a utilizar. Existen en la red muchos proyectos de software libre para implementar tu propio acortador de URLs, pero al final opté por YOURLS por las siguientes razones:

  • Es fácil de instalar y de manejar
  • Permite obtener estadísticas sencillas de los enlaces
  • Viene con un plugin para el WordPress que facilita bastante la integración con el blog

A partir de aquí el proceso es muy sencillo y basta con ir siguiendo las instrucciones. En primer lugar tenemos que crear una nueva base de datos MySQL, proceso que variará dependiendo de la configuración de nuestro servidor. En mi caso utilizo cpanel, así que lo único que hay que hacer es ir al asistente de MySQL y decir el nombre que le queremos dar a la base de datos:

y crear un usuario que tendrá acceso a ella:

Posteriormente, una vez descargado el software de YOURLS, debemos modificar algunas líneas del fichero de configuración. En primer lugar, hay que introducir el nombre de la base de datos que hemos creado, junto con su usuario y contraseña:

Después, un poco más abajo, hay que introducir el nombre del dominio que hemos instalado:

Y por último, si queremos que nuestro acortador de dominios sea privado y no público, la lista de usuarios que tienen acceso a él:

Con todo esto no queda más que ir con nuestro navegador a http://nuestrodominio/admin/install.php:

Y después de hacer click en el botón de “Install YOURLS”, ya veremos la página de login:

En ella debemos introducir el nombre y contraseña del usuario con acceso al acortador de URLs, y ya veremos la página principal de administración:

Ahora lo único que tenemos que hacer es introducir nuestra URL en el cuadro de diálogo, y cuando pulsemos en “Shorten the URL”, nos devolverá una URL corta que podremos utilizar para lo que queramos.

El último paso es la integración de nuestro flamante acortador de URLs con nuestro blog de WordPress. Para ello hay que bajarse el plugin y copiarlo en nuestra instalación de wordpress, en el directorio wp-content/plugins. Después basta con activarlo desde nuestro escritorio y configurarlo siguiendo las instrucciones de la página del plugin.