Galerías de los susurros

Las galerías de lo susurros son curiosidades acústicas que se producen en recintos abovedados o con paredes con forma cóncava. El efecto que se produce es que cuando una persona susurra en un punto de la sala, este susurro es apenas audible para puntos cercanos a este hablante, pero un oyente situado en ciertos puntos de la sala será capaz de escuchar perfectamente el sonido emitido.

Catedral de San Pablo, Londres

El típico ejemplo de este tipo de salas es la catedral de San Pablo de Londres. En la parte alta de la cúpula principal hay un corredor circular en el que se puede apreciar perfectamente este fenómeno. Esta sala es la que da nombre al fenómeno, y fue estudiada por Lord Rayleigh, quien entre 1910 y 1915 publicó una serie de artículos en los que intentaba explicar de forma cuantitativa el fenómeno.

¿Qué es lo que sucede en esta sala? De forma intuitiva, podemos ver que si tenemos una sala con forma circular como la de la figura y emitimos un sonido cerca de la pared, dicho sonido se propagará por el perímetro de la misma, y será perfectamente audible en el extremo diametralmente opuesto de la sala pero no en el centro de la misma. En la imagen se muestra cómo se propaga el sonido desde la fuente sonora A hasta el receptor B, y la línea de puntos indica la zona en la que el nivel del sonido es superior a lo normal. Cuanto más susurremos y más en paralelo a la pared hablemos más notable será el efecto. Esto se debe a que cuando susurramos, nuestra voz es más directiva (se dispersa menos hacia los lados), y al hablar paralelos a la pared dirigimos la voz precisamente en la dirección que más nos interesa para que recorra el perímetro de la sala.

Por supuesto, todo esto también ocurre si lo que es curvo es el techo en lugar de las paredes. Uno de los más ejemplos más conocidos de galería de los susurros en la que el responsable del efecto es la forma del techo está en la Grand Central Terminal de Nueva York. En este video se puede ver el efecto:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=sPhQWWdFe1M]

Pero no hace falta irse tan lejos para encontrar ejemplos. En España quizás los más conocidos son la galería de los secretos de el Monasterio del Escorial, o la sala de los secretos de la Alhambra de Granada, situada en los sótanos de la Sala de Dos Hermanas.

Otro efecto muy parecido al anterior es el de las focalizaciones. En el caso de que tengamos una sala con superficies cóncavas como la de la figura de la derecha, lo que ocurrirá es que el sonido emitido en uno de los focos de la curva se propaga al otro foco. Por tanto, dos personas situadas cada una en uno de los focos de la elipse pueden mantener una conversación sin que en el resto de la sala se oiga prácticamente nada.

Un ejemplo de este tipo de estructuras puede ser un andén de metro en el que la bóveda del techo tenga esta forma. En este caso es posible oír el sonido que emite una persona en un anden desde el anden contrario gracias a la que el sonido reflejado desde el techo se dirigirá al foco de la curva.

Royal Albert Hall, Londres

En muchos casos esto deja de ser una curiosidad para convertiste en un gran problema. Un ejemplo tristemente famoso es el Royal Albert Hall de Londres, que en el momento de su inauguración en 1871 presentaba muchos problemas de sonido debido a su enorme cúpula. Fue necesaria una gran remodelación de la sala durante los años 60 para solucionar definitivamente el problema. La solución no fue sencilla, e implicó, entre otras cosas, la colocación de 134 difusores convexos (comúnmente conocidos como los platillos volantes) que cuelgan de la cúpula.

Esquema aproximado de la planta del Philarmonic Hall, Nueva York

Otro ejemplo de problema acústico ocurrió en el Philarmonic Hall (actualmente Avery Fisher Hall) de Nueva York, inaugurado en 1962. Esta sala se suele considerar el desastre acústico más grande del siglo XX. Uno de los muchos defectos que tenía la sala era que la pared del fondo era cóncava, tanto en planta como en sección, lo que provocaba ecos en la zona del escenario. Además, las paredes laterales también eran curvas, ocasionando graves problemas de focalización del sonido en algunas zonas de la audiencia. Fue necesario reformar a fondo la sala, eliminando las superficies cóncavas para mejorar su acústica. Finalmente la sala se reconstruyó completamente con forma rectangular y se reabrió en 1976.