Tecnología, accesibilidad y música

227417_122071821208568_1827577_nEsta semana se están celebrando en la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alcalá las IX Jornadas de Convergencia Ciencia y Tecnología organizadas por la cátedra Vodafone-Universidad de Alcalá. Las Jornadas se centran en la difusión de actividades de I+D+i en materias de salud y accesibilidad.

El martes tuve el placer de ser el encargado de moderar la sesión, en la que se presentaron cuatro proyectos muy interesantes: un conversor de texto a lengua de signos, un sistema basado en la nube que facilita la accesibilidad de la web, una iniciativa para la ayuda a personas con parálisis cerebral, y un portal universitario para alumnos con síndrome de Asperger.

Las cuatro presentaciones fueron extraordinarias, y no puedo menos que felicitar y agradecer a todos los ponentes por venir a presentarnos su trabajo. Fueron capaces de interesar e incluso emocionar a todos los asistentes en más de una ocasión al mostrarnos verdaderos modelos de superación. También pudimos ver cómo actividades que muchos no valoramos en nuestro día a día suponen un verdadero desafío para muchas personas, y la forma en que la tecnología puede ayudar a superar estas dificultades.

En un descanso, hablando con los ponentes, comentábamos cómo hace años ninguno nos imaginábamos que la accesibilidad podría ser una salida laboral para un ingeniero o licenciado. Por ello, a todos nos parecía muy importante organizar este tipo de actividades, para mostrar a nuestros estudiantes el trabajo que se está haciendo en este ámbito y que pudiesen ver una posibilidad que quizás no tenían en sus mentes.

Cada vez es más común encontrarnos con nuevas empresas dedicadas al desarrollo y aplicación de tecnologías para la ayuda a la inclusión social y la accesibilidad de personas con cualquier tipo de discapacidad, física o sensorial. Basta con darse una vuelta, por ejemplo, por la App Store o por Google Play, y nos podremos encontrar con cientos de aplicaciones para tabletas y móviles en este sentido, demostrando que hay un buen número de desarrolladores trabajando en esta línea. Las presentaciones que estamos viendo a lo largo de la semana nos demuestran que, con imaginación, es viable trabajar ayudando a quienes más lo necesitan.

tumblr_inline_miw4k4uWFE1qz4rgpAl hilo de lo anterior, ayer me topé por casualidad con la página web de Mandy Matz. Si no la conoces (como reconozco que me sucedía a mí), Mandy es música y artista multimedia. Tiene 36 años. Y se está quedando ciega.

Desde su blog Mandy está lanzando un llamamiento para fomentar el desarrollo de interfaces que permitan la interpretación y composición musical a personas con pérdidas visuales. En los últimos años hemos ido viendo multitud de interfaces musicales a cual más extravagante, desde guantes musicales, hasta instrumentos invisibles para iPhone, pasando por controladores basados en kinects o webcams u orquestas dirigidas por el movimiento. Hay eventos periódicos, como el Music Hack Day en los que los desarrolladores se juntan y comparten sus ideas y presentan sus últimos productos. Todos estos productos nos sirven para explorar nuevas formas de interacción y de expresión musical, que luego pueden ser aplicadas a casos como el de Mandy.

Si te interesa el tema, Mandy acaba de crear un blog, Hack Blindness, donde escribe sobre cómo ayudar a desarrollar nuevas formas que puedan ayudar a personas con pérdidas visuales a interpretar y componer música. También puedes seguir en Twitter el hashtag #hackblindness.

Personalmente creo que nosotros, como ingenieros, disponemos de las herramientas necesarias para ayudar a gente como Mandy a alcanzar su objetivo. El suyo es un caso particular, pero como ella existen millones de personas con necesidades especiales a las que entre todos podemos contribuir a ayudar.

Imagen: Hack blindness
Imagen de cabecera: Flickr

Los sonidos de los modems

Si alguna vez te conectaste a internet utilizando los clásicos modem telefónicos de los 90s, seguro que este ruido te suena:

Lo que estás escuchando es la conversación entre dos modem, que se intentan poner de acuerdo en cómo comunicarse entre sí y verificar la calidad del canal por el que se están comunicando.

Si echamos un vistazo al espectrograma de la señal de audio anterior podemos ver con todo detalle lo que está ocurriendo:

dialup-final
Imagen: Oona Räisänen

Lo primero que se oye es la marcación del número de teléfono al que queremos llamar, utilizando el sistema de marcado por tonos que utiliza cualquier teléfono hoy en día.

El modem al que llamamos contesta con un tono característico, y entonces ambos modem empiezan a dialogar para acordar qué protocolo van a utilizar para comunicarse. A este procedimiento se le denomina V.8 bis.

A continuación deben intentar resolver el problema de la cancelación de eco. La línea telefónica está diseñada para evitar que cuando hablamos oigamos el eco de nuestra voz al colarse de nuevo desde el altavoz al micrófono de nuestro interlocutor. Para eso lo que hace es silenciar el canal de retorno mientras hablamos, ya que lo normal es que sólo uno de los dos hable a la vez.

Los modem no funcionan así (a eso se le llama full-duplex), y lo que hacen es emitir un tono que le indica a la red telefónica que desactive los sistemas de cancelación de eco.

A continuación los modem intercambian los sistemas de modulación que soportan y acuerdan uno que ambos sean capaces de utilizar. Además, emiten unos cuantos tonos de prueba para verificar la línea y comprobar cómo se comporta a distintas frecuencias y cuánto atenúa la señal en cada caso. Tras intercambiarse los resultados obtenidos deciden la velocidad a la que van a transmitir.

A partir de este momento los dos modem transmiten un bloque de información codificada de forma que se distribuya de forma más o menos uniforme en frecuencia. Cada uno de ellos escucha lo que le llega del otro y así ajustan sus ecualizadores para adaptarse al canal.

A partir de este momento el proceso de conexión ha finalizado y ya se puede empezar a transmitir datos a través de la línea.

Vía Absorptions

Agregadores de noticias

Cada vez que hablo en clase de los agregadores de noticias o lectores RSS como herramienta útil a la hora de seguir un gran número de blogs me encuentro con un elevado número de personas a los que les resulta algo completamente nuevo y desconocido. No pretendo con esta entrada hacer un manual completo de este tipo de herramientas, sino sencillamente explicar lo más básico pensando en los blogs de las asignaturas de “Audio Digital” y “Herramientas Web 2.0 para Tecnología”.

Los agregadores de noticias permiten suscribirse a servicios de noticias, o blogs, en formato RSS (en realidad también suelen soportar otros formatos como atom, pero la idea es la misma). Esto nos permite ahorrar una cantidad muy considerable de tiempo si queremos seguir un número elevado de fuentes.

RSS son las siglas de Really Simple Syndication, y no es más que un lenguaje pensado para la publicación de materiales que se actualizan de forma muy frecuente, como por ejemplo los blogs, aunque también noticias, vídeos, etc. Un documento RSS incluye normalmente el texto completo de la entrada (o un resumen, esto es configurable), y otros metadatos como la fecha de publicación, el autor, etc. El siguiente es un ejemplo de este tipo de código, aunque se puede encontrar una descripción mucho más completa del formato en esta página.

<?xml version=”1.0″ encoding=”UTF-8″ ?>
<rss version=”2.0″>
<channel>
<title>Título de la página</title>
<description>Descripción de la página</description>
<link>http://nombredelblog.wordpress.com</link>
<lastBuildDate>Tue, 18 Oct 2011 11:00:00 +0001 </lastBuildDate>
<pubDate>Mon, 05 Sep 2011 09:30:00 +0001 </pubDate>
<ttl>1800</ttl>
<item>
<title>Título de la entrada</title>
<description>Descripción de la entrada.</description>
<link>http://nombredelblog.wordpress.com/entrada/</link>
<guid>Cadena única por entrada</guid>
<pubDate>Thu, 20 Oct 2011 11:00:00 +0001 </pubDate>
</item>
</channel>
</rss>

 

Cuando escribimos una nueva entrada en nuestro blog, éste se encarga de forma automática de actualizar su código RSS (lo que se suele conocer como feed). Los agregadores de noticias que estén suscritos a nuestra página se encargan de comprobar si ha habido cambios en nuestro feed desde la última vez que lo hemos consultado. De esta manera, si queremos seguir un buen número de fuentes de noticias, no es necesario entrar cada poco en todas las páginas para ver si ha habido alguna actualización, sino que basta con suscribirse y nuestro agregador se encarga de avisarnos de las novedades cuando éstas se produzcan.

Quizás los agregadores de noticias más utilizados sean los basados en la Web, entre los que se encuentra el Google Reader. La ventaja de este tipo de sistemas es que se puede acceder a ellos desde cualquier ordenador con tal de que tenga conexión a internet. La interfaz es muy similar a la de un programa de correo electrónico: podemos ver cuántas entradas tenemos sin leer, hacer búsquedas, marcar favoritos, etc.

Para suscribirse a un blog nuevo basta con hacer click en el botón “Añadir una suscripción”. Se abrirá una ventana en la que podemos introducir la dirección del blog en cuestión, como se muestra en la imagen:

Otra opción es pulsar en el enlace que aparece en muchas páginas con el símbolo de RSS (mira en la columna derecha de esta misma página, un poco más arriba), que nos llevará directamente a la dirección a la que debemos suscribirnos o incluso se encargará de añadirlo automáticamente al agregador que seleccionemos.

Algo que comentábamos ayer en clase es que resulta interesante también en algunos casos suscribirse a los comentarios de un determinado blog. Para el caso de blogs alojados en wordpress.com, que son los que utilizamos en clase, basta con suscribirse a la siguiente dirección:

feed://nombredelblog.wordpress.com/comments/feed

Con esto, podremos estar al tanto de cualquier comentario que se produzca en cualquier entrada del blog en cuestión.

Si quisiéramos suscribirnos a los comentarios de una entrada en concreto, basta sustituir “nombredelblog.wordpress.com/comments” por la dirección completa de la entrada que nos interesa.

Como alternativa tenemos distintos agregadores en forma de aplicación independiente, como por ejemplo el NetNewsWire para Mac, el FeedReader para Windows o el Akregator para Linux. Existen muchos más y al final la decisión es una cuestión de probar y ver con cuál nos sentimos más cómodos.

Espero que con esto quede el tema un poco más claro y haya permitido disipar algunas de las dudas que habían surgido.

Cómo añadir enlaces sociales a tu blog

Existen multitud de plugins en WordPress que permiten añadir botones para compartir nuestras entradas del blog en distintas redes sociales. El problema es que la mayoría de ellos no me terminan de convencer al 100% ya que no son lo suficientemente configurables como para obtener el resultado que quiero. Además prefería no cargar el blog con un plugin más para algo que no parecía que fuese demasiado complicado.

Como soy bastante cabezón, me dediqué a buscar en Google cómo añadir los dichosos botoncitos y la verdad es que una vez que encuentras la solución no tiene ningún misterio, y te permite dejarlo todo exactamente a tu gusto. En esta entrada voy a intentar explicar paso a paso el proceso por si alguien también quiere hacer lo mismo, para que no tenga que perder el tiempo que yo he perdido.

En primer lugar hay que tener claro en dónde queramos que aparezcan los botones. En principio hay dos opciones: en las entradas individuales y en la página principal del blog. En este blog, por ejemplo, aparecen en ambos sitios. Para el primer caso (entradas individuales) debemos editar el fichero loop_single.php, mientras que para el caso de que queramos que aparezcan en la página principal del blog debemos editar también el fichero loop.php.

Para editar estos ficheros, desde el Dashboard de WordPress debemos ir al menú “Apariencia” y dentro de él a donde pone “Editor”. Ahí aparece una lista con todos los ficheros que podemos editar.

Una vez hayamos escogido el fichero que vamos a editar, lo primero es localizar el punto en el que queremos que aparezcan los botones. La vista del código puede asustar un poco a simple vista, pero fijándose la verdad es que es bastante sencillo de seguir, y los nombres de las funciones resultan intuitivos. Como “puntos de referencia” podemos buscar el lugar en el que se llama a la función the_title, que es la encargada de que aparezca el título de la entrada, o bien the _content que se encarga de que aparezca el grueso del texto de la entrada. Yo, por ejemplo, he decidido colocar los botones en la parte superior de la entrada, justo antes de the_content.

Bien, una vez superado el primer escollo lo que queda es copiar y pegar. Dependiendo de la red social en la que queramos que se puedan compartir nuestras entradas tendremos que ir añadiendo trocitos de código. Voy a describir con detalle las más comunes (Twitter, Facebook y Google+) y luego pondré las indicaciones para conseguir cualquier otra que nos interese.

Twitter:

Debemos copiar y pegar el siguiente código:

<a href=“https://twitter.com/share” class=“twitter-share-button” data-url=“<!–?php the_permalink(); ?–>” data-text=“<!–?php the_title(); ?–>” data-count=“none” data-via=“USUARIO_TWITTER” data-lang=“es”>Tweet </a>
<script type=“text/javascript” src=“//platform.twitter.com/widgets.js”></script>

Debes sustituir USUARIO_TWITTER por tu nombre de usuario de twitter, para que aparezca citado en el tweet que se envíe. Si quieres que aparezca un contador con el número de veces que se ha compartido la entrada, basta sustituir data-count=“none” por data-count=“horizontal” o data-count=“vertical”.

 Facebook:

En este caso el código que debemos introducir es el siguiente:

<iframe src=“http://www.facebook.com/plugins/like.php?app_id=101060136661102&href=<?php the_permalink() ?>%2F&send=false&layout=button_count&width=100&show_faces=false&action=like
&colorscheme=light&font=arial&height=21” scrolling=“no” frameborder=“” style=“border:none; overflow:hidden; width:73px; height:20px;” allowTransparency=“true”></iframe>

Igual que antes, podemos jugar un poco con las opciones para ajustar la apariencia del botón a nuestro gusto. Por ejemplo, si en lugar de action=like ponemos action=recommend, haremos que cambie el mensaje escrito en el icono.

Google+:

Para Google+ el código que necesitamos es:

<g:plusone size=“medium” count=“false” href=“<?php the_permalink(); ?>”></g:plusone>
<script type=“text/javascript”>
window.___gcfg = {
lang: ‘es-ES’
};
(function() {
var po = document.createElement(‘script’); po.type = ‘text/javascript’; po.async = true;
po.src = ‘https://apis.google.com/js/plusone.js’;
var s = document.getElementsByTagName(‘script’)[0]; s.parentNode.insertBefore(po, s);
})();

</script>

 

El resultado de todo esto son unos botones como los que se pueden ver en la parte superior de esta misma entrada.

A continuación dejo los enlaces a las páginas de donde saqué todo el código. En ellas se pueden consultar todas las opciones de configuración existentes, que no son pocas.

Si además quieres añadir más botones de otras redes sociales no tienes más que buscar en Google la documentación del API de cada una de ellas. El proceso es siempre el mismo: coger el código que nos den y pegarlo en los ficheros loop_single.php y/o loop.php en el lugar en el que nos interese. En general estas páginas están bastante bien documentadas, así que no tiene pérdida.

Estos son algunos ejemplos de otros botones que podemos añadir de forma sencilla:

Por cierto que para conseguir escribir código en una entrada del blog también tuve que buscar un rato. Al final la solución es tan tonta como cambiar las etiquetas < y > por &lt; y &gt; respectivamente para que no las interprete como código.

(Imagen: Flickr.com)

In memoriam: Steve Jobs 1955-2011

Hoy se nos ha ido a los 56 años de edad Steve Jobs, cofundador de Apple y posiblemente uno de los mayores genios que ha habido en el mundo de la tecnología. Como dice la propia Apple en su página web: “Apple ha perdido a un visionario y a un genio creativo”. Bill Gates, por su parte, también ha tenido palabras de elogio para él: “El mundo raramente ve a alguien con el profundo impacto que Steve ha tenido. Sus efectos se sentirán durante varias generaciones”.

Siempre ha sido un personaje controvertido,con multitud de anécdotas circulando sobre su persona, que no hacen más que evidenciar su obsesión por el detalle y su dedicación absoluta a su trabajo.

A mí hoy me gustaría quedarme con su ya mítico discurso en la Universidad de Stanford en el que recorre parte de su vida e insta a los nuevos graduados a perseguir sus sueños y ver oportunidades en los reveses de la vida.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY]

Gracias por cambiarlo todo.

(Imagen: Apple.com)

Radiografía de la blogsfera 2011

Hace unos días se publicó la infografía que se puede ver a la derecha (pinchar para ver en grande) en la que se muestran algunos datos del estado actual de la blogsfera en este año 2011.

Los datos están extraídos de Technorati y de Blogpulse, y muestran cómo hemos pasado de 3 millones de blogs en 2004 a 164 millones actualmente. A la vista de estos datos la famosa frase de “los blogs han muerto” que se escucha cada cierto tiempo en internet no parece tener demasiado sentido.

Según los datos mostrados en la infografía el retrato robot del bloguero medio es hombre, estadounidense (posiblemente de California) y entre 25 y 44 años. Lleva alrededor de 4 años publicando en su blog y lo hace por hobby. Posiblemente publica no más de 1 o dos entradas por semana, lo cual le supone un par de horas de trabajo semanales, y recibe menos de 1000 visitas únicas al mes.

Resulta llamativo que un 11% de los blogs son la principal fuente de ingresos para sus creadores. Esos ingresos vienen principalmente de publicidad o entradas patrocinadas. Además, mientras que un 27% de los blogueros declaran que trabajan a tiempo completo en su blog, tan solo el 6% le dedican más de 20 horas semanales.

Los datos todavía son provisionales y a la vista de los datos hay que cogerlos con pinzas. Está por ver cuánto se parecen a los definitivos que publicará Technorati previsiblemente dentro de poco tiempo, aunque en líneas generales son muy parecidos a los de 2010.

(Vía Mangas Verdes)

 

Invitaciones para Google+

Que Google acaba de lanzar su nueva red social, Google+, no es ninguna noticia a estas alturas. En los últimos días se han publicado cientos de entradas en la blogsfera analizando su funcionamiento, así como sus pros y contras frente a Facebook.

Como ya es costumbre con todos los servicios de la compañía, el acceso al principio es restringido, y se realiza sólo por invitación. Si queréis una de estas invitaciones (no sé cuántas ni hasta cuándo podré enviar, así que no prometo nada), dejad un comentario en esta entrada y en cuanto pueda os la envío. Recordad poner vuestro correo electrónico en el campo correspondiente para que os la pueda hacer llegar. Una vez dentro, si queréis, podéis añadirme a alguno de vuestros círculos (sería un detalle ;-)).

Si os animáis a probarlo, resulta muy interesante consultar este documento colaborativo (en inglés), o esta guía de trucos y atajos para dar los primeros pasos en la plataforma y empezar a sacarle algo de jugo.

WordPress para el iPad

Acabo de descubrir un plugin para el wordpress que me ha parecido muy interesante. Se trata de Onswipe, y se encuentra disponible tanto para los blogs alojados en wordpress.com como para aquellos que cuenten con servidor propio. La instalación en cualquiera de los dos casos es tremendamente sencilla, y con sólo un par de clicks de ratón lo tenemos funcionando.

Está basado en HTML5, y soporta los gestos típicos del iPad como arrastrar con el dedo para pasar página o rotaciones de pantalla. La verdad es que es de lo más resultón, y le da al blog una apariencia de aplicación de lo más realista. Además tiene bastantes opciones de configuración con las que se puede jugar para darle un aspecto todo lo personalizado que queramos.

Por último destacar que también incorpora herramientas para poder compartir las entradas que leamos en distintas redes sociales como Twitter o Facebook.

Por último lo mejor de todo: es gratis.

 

Cómo utilizar los alias para GMail

Quizás esta entrada resulte una tontería para muchos, pero hace poco descubrí la posibilidad que incorpora el GMail de añadir una clave a la dirección de correo electrónico sencillamente añadiendo el símbolo ‘+’ después del nombre, justo antes de la arroba. Por ejemplo, si mi correo es ‘nombre@gmail.com‘, cualquier mensaje enviado a la dirección ‘nombre+clave@gmail.com‘ llegaría a mi dirección de correo sin problemas.

De algún modo podemos ver esto como una dirección de correo de “usar y tirar”.

¿Para qué vale esto? En mi caso le he encontrado las siguientes aplicaciones:

  • La utilidad más directa es filtrar mensajes procedentes de listas de correo o servicios en los que te has dado de alta y que por la razón que sea no tengan un patrón lo suficientemente claro como para filtrarlos de otra manera. Basta con dar como tu dirección de correo algo así como nombre+lista@gmail.com. De esa manera cualquier mensaje que vaya dirigido a esta dirección lo puedo filtrar de forma sencilla.
  • Al hilo de lo anterior, es posible ver si un determinado servidor a dado tu dirección a algún remitente de spam. No tienes más que ver el alias que lleva pegado.
  • También es posible abrir más de una cuenta en servicios que, como twitter, no te permiten tener dos cuentas asociadas a la misma dirección de correo. Basta con dar un par de direcciones que sean ‘nombre+twitter1@gmail.com’ y ‘nombre+twitter2@gmail.com’ y problema solucionado

Leyendo un poco más descubrí que esto no es algo exclusivo de GMail, sino que es más viejo que andar a gatas. Muchos otros servicios de correo, como por ejemplo muchas versiones de Sendmail, lo soportan. Para averiguar si tu servidor de correo soporta esta característica basta con enviar un mensaje a tu dirección de correo con una clave añadida (Consejo: empieza probando una clave corta ya que a veces está permitida pero con una clave de longitud máxima limitada).

Instalando tu propio acortador de URLs

Los acortadores de URLs ganaron popularidad con la llegada de Twitter, y su limitación de 140 caracteres por mensaje. Así, si quisiera compartir por twitter la siguiente entrada de este blog:

http://enriquealexandre.es/2010/06/02/¿como-escuchamos-organizacion-secuencial-vs-simultanea/

Necesitaría 93 caracteres sólo para la dirección, así que sólo le quedarían 47 para el mensaje. Una primera idea que se nos podría ocurrir es configurar el wordpress para que nombre a nuestras entradas de una forma más corta, como por ejemplo http://enriquealexandre.es/20100602 o algo parecido. El problema de esto es que al parecer google utiliza las palabras de la URL para indexar, por lo que no es una muy buena idea hacerlo.

Por esta razón desde hace tiempo existen servicios gratuitos como bit.ly o goo.gl que se encargan de convertir esta dirección en una mucho más manejable, en torno a los 20 caracteres. En el caso anterior, las direcciones acortadas quedarían: http://goo.gl/TKWIhttp://bit.ly/daBDoC

Pero entonces, después de toda esta introducción, si ya existen acortadores de URLs gratuitos, ¿por qué iba yo a querer instalar el mío propio? Pues en mi caso particular por varias razones:

  • En primer lugar precisamente porque las que hay son gratuitas, y cualquier día pueden desaparecer, haciéndonos perder todos nuestros enlaces. Un susto ya nos lo dio tr.im hace algún tiempo.
  • Una segunda razón es el control. Si por la razón que sea quiero modificar la dirección de destino (error, migración de servidor, etc.) lo puedo hacer sin problemas.
  • La tercera razón, y quizás la más importante, es por aprender, porque me apetecía.

Pues bien, una vez decidido que queremos instalar un servicio de este estilo en nuestro servidor, lo primero que tenemos que hacer es decidir el nombre del dominio que vamos a utilizar. Hay servicios como domainr, que te dan ideas, pero yo al final me decidí por http://rsnc.es, que tiene 15 caracteres más los aleatorios. Había soluciones más bonitas, pero la mayor parte de ellas eran muy caras (cientos de dólares) o dependían de ccTLDs muy raros, así que al final decidí apostar por lo seguro y utilizar un dominio .es.

El siguiente paso fue decidir el software que iba a utilizar. Existen en la red muchos proyectos de software libre para implementar tu propio acortador de URLs, pero al final opté por YOURLS por las siguientes razones:

  • Es fácil de instalar y de manejar
  • Permite obtener estadísticas sencillas de los enlaces
  • Viene con un plugin para el WordPress que facilita bastante la integración con el blog

A partir de aquí el proceso es muy sencillo y basta con ir siguiendo las instrucciones. En primer lugar tenemos que crear una nueva base de datos MySQL, proceso que variará dependiendo de la configuración de nuestro servidor. En mi caso utilizo cpanel, así que lo único que hay que hacer es ir al asistente de MySQL y decir el nombre que le queremos dar a la base de datos:

y crear un usuario que tendrá acceso a ella:

Posteriormente, una vez descargado el software de YOURLS, debemos modificar algunas líneas del fichero de configuración. En primer lugar, hay que introducir el nombre de la base de datos que hemos creado, junto con su usuario y contraseña:

Después, un poco más abajo, hay que introducir el nombre del dominio que hemos instalado:

Y por último, si queremos que nuestro acortador de dominios sea privado y no público, la lista de usuarios que tienen acceso a él:

Con todo esto no queda más que ir con nuestro navegador a http://nuestrodominio/admin/install.php:

Y después de hacer click en el botón de “Install YOURLS”, ya veremos la página de login:

En ella debemos introducir el nombre y contraseña del usuario con acceso al acortador de URLs, y ya veremos la página principal de administración:

Ahora lo único que tenemos que hacer es introducir nuestra URL en el cuadro de diálogo, y cuando pulsemos en “Shorten the URL”, nos devolverá una URL corta que podremos utilizar para lo que queramos.

El último paso es la integración de nuestro flamante acortador de URLs con nuestro blog de WordPress. Para ello hay que bajarse el plugin y copiarlo en nuestra instalación de wordpress, en el directorio wp-content/plugins. Después basta con activarlo desde nuestro escritorio y configurarlo siguiendo las instrucciones de la página del plugin.