Acordes musicales y emociones

La música trata de transmitir emociones, y una forma de hacerlo es utilizar de forma inteligente los acordes. En música, el arte de combinar acordes en una canción es lo que se conoce como armonía.

Un acorde es un conjunto de tres o más notas tocadas simultáneamente. De entre todos los tipos de acordes que existen me voy a centrar sólo en los mayores y los menores.

Para entender cómo se forman estos acordes vamos a imaginarnos un teclado de piano con las 12 notas musicales:

La distancia que hay entre cada una de las 12 notas se denomina semitono, y el símbolo # se lee sostenido. Visualmente las notas con sostenido se corresponden con las teclas negras del piano, mientras que las otras son las teclas blancas.

Si tomamos una nota cualquiera (por ejemplo el Do), el acorde mayor se construye contando, a partir de esta nota, primero 4 teclas hacia la derecha y luego otras 3 (dicho de otro modo, estaríamos tomando las notas que están 4 semitonos y 7 semitonos por encima respectivamente). En nuestro ejemplo, el acorde Do mayor estaría formado por las notas Do – Mi – Sol:

Por su parte, el acorde menor correspondiente lo formaríamos sumando primero 3 y luego 4 teclas a partir de la que hemos seleccionado (en nuestro caso sería Do – Re# – Sol):

Pues bien, si te digo que los acordes mayores y los menores tienen un sonido completamente distinto, puede que pienses que: “Sí, claro, será distinto si sabes música, pero yo tengo muy mal oído y seguro que no soy capaz de distinguirlos“. El hecho es que, independientemente de que tengas formación musical y que no sepas qué es un acorde mayor y uno menor, eres capaz de percibir las diferencias entre ambos. Si no, no tendría gracia ¿verdad?

De hecho no sólo es que seas capaz de distinguir ambos tipos de acordes, sino que se ha podido demostrar que el cerebro produce una respuesta completamente distinta a nivel fisiológico cuando escuchamos ambos tipos de acordes. En estos estudios se han realizado resonancias magnéticas funcionales a distintas personas (músicos y no músicos) a los que se les pedía que escuchasen distintos acordes musicales, y se observó que para el caso de los acordes menores se activan áreas más grandes del cerebro que para los acordes mayores, incluyendo zonas que sabemos que están relacionadas con la emoción.

En general, y simplificando mucho, se suele aceptar que los acordes mayores transmiten alegría mientras que los menores están más asociados a tristeza o interés. Los músicos, como decía antes, utilizan esto para transmitir las emociones que desean en sus composiciones.

Vamos a ver un ejemplo para entenderlo mejor. En la canción “Light my fire” de “The Doors” se utilizan acordes menores para los versos y mayores para el estribillo. Si escuchas la canción atentamente notarás cómo la canción se vuelve más “optimista” cuando toca el estribillo:

La razón real por la que sucede esto no está demasiado clara. Sí, sabemos que ambos tipos de acordes producen respuestas distintas a nivel cerebral, e incluso que esto se cumple para personas no acostumbradas a la música occidental, por lo que no parece que se trate de algo estrictamente cultura. De hecho, en algunos estudios se intentan relacionar las sensaciones producidas por los acordes con parámetros psicoacústicos llegando incluso a argumentar razones de índole evolutivo.

¿Qué pasaría si cogemos una canción y la modificamos para que todos sus acordes menores pasen a ser mayores? Pues hay quien lo ha hecho, y el resultado es muy curioso. Escuchemos primero la versión original de la canción “Losing my religion” de “R.E.M.”:

Si hacemos lo que decía antes: modificarla para que todos los acordes pasen a ser mayores, la canción cambia completamente. Su autor, de hecho, ha renombrado la canción a “Recovering my religión” 🙂

Puedes encontrar más ejemplos de canciones procesadas de esta forma en esta página web.

Imagen: Flickr

ACTUALIZACIÓN: He publicado una nueva entrada explicando cómo han conseguido hacer esta versión modificada del Losing my Religion.

3 opiniones en “Acordes musicales y emociones”

  1. Hola Enrique.
    Muy buen artículo. Estoy estudiando un grado de música y un compañero ha puesto un enlace a este blog porque le ha parecido muy interesante para nuestra clase de Educación Auditiva.
    Muchas gracias por compartir la información.
    Saludos

  2. Why do Minor Chords Sound Sad?

    The Theory of Musical Equilibration states that in contrast to previous hypotheses, music does not directly describe emotions: instead, it evokes processes of will which the listener identifies with.

    A major chord is something we generally identify with the message, “I want to!” The experience of listening to a minor chord can be compared to the message conveyed when someone says, “No more.” If someone were to say the words “no more” slowly and quietly, they would create the impression of being sad, whereas if they were to scream it quickly and loudly, they would be come across as furious. This distinction also applies for the emotional character of a minor chord: if a minor harmony is repeated faster and at greater volume, its sad nature appears to have suddenly turned into fury.

    The Theory of Musical Equilibration applies this principle as it constructs a system which outlines and explains the emotional nature of musical harmonies. For more information you can google Theory of Musical Equilibration.

    Bernd Willimek

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.