Música para sordos

Imagina que estás viendo una película de terror.

No hay diálogo, sólo una música inquietante mientras el asesino se acerca sigilosamente por la espalda a su víctima.

Tienes el sonido apagado, así que no oyes la música.

Los subtítulos ponen: «Música de terror sonando».

No impresiona demasiado, ¿verdad?

Situaciones como esta dieron la idea a un equipo de investigación de la Universidad Ryerson de Canadá para desarrollar una silla que permita  sentir la música por medio de vibraciones a las personas sordas (y también a las no sordas).

Seguramente todos hemos experimentado alguna vez cómo al acercar las manos a un altavoz podemos sentir perfectamente su vibración. El problema con esto es que normalmente sentimos sólo la vibración de las frecuencias bajas, que enmascaran a las altas. La silla que han desarrollado tiene esto en cuenta, y presenta las distintas frecuencias en distintas partes del cuerpo, para que puedan ser sentidas todas ellas por igual, al igual que hace nuestro oído en la cóclea.

La silla, que han llamado Emoti-Chair, tiene no obstante un gran problema: es muy ruidosa, ya que las vibraciones en la espalda se generan con altavoces de baja calidad.

La experiencia se completa añadiendo información visual a la táctil. Cuando un músico interpreta una pieza, sus gestos y movimientos también nos transmiten información sobre lo que está tocando. Así, por ejemplo, si está interpretando un pasaje melancólico, sus movimientos también serán melancólicos.

(Imagen: psych.ryerson.ca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.