Una ilusión auditiva

El otro día publiqué en mi blog personal una entrada sobre una ilusión óptica que me llamó especialmente la atención. Pues bien, al igual que existen las ilusiones ópticas, también existen las ilusiones auditivas, aunque suelen ser menos conocidas.

Un ejemplo de este tipo de ilusiones es la conocida como la ilusión de las octavas, descubierta por Diana Deutsch en 1973 y que a mí me dejó con la boca abierta la primera vez que la escuché.

A continuación tenemos un archivo de sonido en el que se pueden oír dos notas tocadas por un piano de forma alternada: una grave y otra más aguda. Escucha el sonido utilizando unos cascos, ya que de otra manera no se puede percibir el efecto:

[audio http://enriquealexandre.es/wp-content/uploads/2009/12/Octave_Illusion.mp3]

¿En que oído escuchas cada nota?

Muy bien, ahora dale la vuelta a los cascos (sí, pon el que tenías en la oreja izquierda a la derecha y viceversa), y vuelve a escucharlo.

¿Y ahora? ¿En que oído escuchas cada nota?

Curiosamente, al cambiar la posición de los cascos la mayor parte de la gente no nota diferencia alguna, y sigue escuchando los sonidos exactamente igual que antes, sin que cambie el oído en el que escucha cada uno de ellos. De hecho, al parecer los diestros tienden a escuchar la nota más aguda a la derecha, y los zurdos al revés.

Sin embargo, en realidad, el archivo que estamos escuchando contiene las dos notas en los dos oídos, aunque alternadas, es decir, cuando suena la nota grave en el canal izquierdo, suena la aguda en el derecho, y viceversa, tal y como se puede ver en la figura:

EfectoOctava(Si no te lo crees puedes comprobarlo escuchando el sonido de uno sólo de los canales, apartando el otro auricular de la oreja. Escucharás perfectamente las dos notas, sonando de forma alternada.)

La justificación de este fenómeno ha generado mucha controversia entre los investigadores, que a lo largo del tiempo han ido proponiendo distintas teorías para justificarlo. La explicación más extendida, y quizás la más fácil de entender, se basa en suponer que el cerebro utiliza mecanismos independientes para detectar qué nota estamos escuchando y de dónde viene (algo que se conoce como modelo de doble canal). A la hora de determinar qué nota estamos escuchando, el cerebro se fija sólo en el sonido existente en uno de los dos oídos, que llamaremos dominante, mientras que el otro es ignorado. En cambio, para determinar de dónde viene el sonido no existe tal dominio, sino que se tiene en cuenta el oído al que le llegue la señal con un tono más alto.

Para entenderlo mejor imaginemos que nuestro oído dominante es el derecho. Cuando tenemos la nota aguda en el canal derecho y la grave en el izquierdo, oiremos una nota aguda, ya que es la que tenemos en nuestro oído dominante, y además la localizaremos en el oído derecho, ya es ahí donde está la nota más aguda. Por el contrario, cuando suene la nota grave en el oído derecho y la aguda en el izquierdo, oiremos una nota grave, ya que es lo que está sonando en nuestro oído dominante (el derecho), pero la localizaremos en el oído izquierdo, ya que es en éste en el que está sonando la nota aguda.

2 opiniones en “Una ilusión auditiva”

  1. Vaya, al parecer soy la primera en comentar (nunca había sido la primera en comentar en ningún sitio, ha al fin) me pareció muy interesante éste artículo y me ha dado más ideas y para mi tema de monografía, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.