¿Los patos no producen eco?

Hoy toca una de mitos. Existe uno bastante difundido que dice que los graznidos de los patos no producen eco. La verdad es que no tengo ni idea de dónde ha salido este mito, pero es muy fácil encontrárselo en los típicos correos con listas de cosas curiosas (y muchas veces falsas).

Un eco, para entendernos, se produce cuando nos llega una copia del sonido original retardada y con un nivel de energía lo suficientemente alto. De forma aproximada se puede considerar que una señal se percibe como un eco si nos llega con un retardo superior a 50ms (en caso contrario nuestro sistema auditivo lo integraría con el sonido original) y con un nivel no más de 10dB inferior al de la señal original (ya que si no quedaría enmascarado por el sonido original).

Si echamos cuentas, en 50ms el sonido recorre una distancia de aproximadamente 17 metros. Por lo tanto siempre que tengamos una sala con una longitud de más de 8 metros y medio tendremos el riesgo de que se produzca un eco. El problema se soluciona utilizando materiales absorbentes que reduzcan la amplitud del sonido reflejado, o difusores que contribuyan a dispersar el sonido. De todo esto se puede extraer la siguiente conclusión: la aparición o no de un eco depende de la distancia hasta el objeto que refleja el sonido, pero en ningún caso del tipo de sonido.

Por si con esto no fuese suficiente para desmentir el mito, hace unos años unos investigadores de la Universidad de Salford decidieron tomar un pato (de nombre Daisy para más señas) y grabar su sonido en diversas condiciones acústicas. El resultado, como era de esperar, demuestra que el graznido del pato no es inmune a las leyes de la física y por tanto produce eco como cualquier otro sonido. Trevor Cox, el director del estudio, concluye diciendo que, aunque es cierto que el sonido del pato produce eco, éste no es fácil de escuchar, ya que el sonido no tiene las características óptimas para que el eco resulte claramente perceptible. Para escuchar fácilmente un eco es preferible contar con sonidos fuertes y cortos, todo lo contrario del graznido del pato.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.