No me gusta mi voz

Hay una pregunta que seguramente todos nos hemos hecho alguna vez: ¿Por qué me suena tan rara mi propia voz cuando la oigo en una grabación?

En primer lugar tenemos que pensar que cuando oímos nuestra propia voz, el sonido que nos llega al oído interno consta de dos componentes principales: el sonido que ha viajado por el aire directamente desde nuestra boca al oído, y el sonido que viaja por el interior de nuestra cabeza, en forma de vibraciones que se transmiten a través de los huesos. Si eliminamos cualquiera de las dos componentes el resultado será que obtendremos una voz ligeramente distinta a la «normal», como si la hubiésemos ecualizado.

Al grabar nuestra voz estamos eliminando completamente la contribución de la última vía de transmisión, la ósea, con la consiguiente distorsión al sonido total. Observar este efecto es muy sencillo: basta con taparse los oídos y hablar. Veremos cómo seguimos oyéndonos, pero con un sonido mucho más grave. Pues ese es precisamente el sonido que le estaríamos eliminando a nuestra voz cuando la grabamos. Por eso en la mayoría de los casos nos parece que cuando escuchamos nuestra voz grabada tenemos «voz de pito»: le faltan todos esos sonidos graves que nos proporciona la transmisión ósea.

En segundo lugar existe también una componente asociada a la diferencia entre la audición biaural y la grabación con un micrófono. Cuando se graba la voz con un solo micrófono, se pierde mucha información relativa al entorno acústico (el “qué” y el “dónde”). De hecho se ha podido demostrar que si grabamos nuestra voz utilizando para ello un par de micrófonos colocados en las orejas de un maniquí, el resultado resulta mucho más convincente. Además, cuando grabamos nuestra voz, normalmente el micrófono está situado frente a la boca, no en la posición de nuestras orejas, y debemos tener en cuenta que la directividad de la boca de una persona hablando, sobre todo a altas frecuencias, es lo suficientemente marcada como para que se produzcan diferencias muy significativas entre ambas posiciones. Y todo esto sin entrar a valorar la calidad del equipo con el que estemos grabando, que casi nunca podemos considerar “neutral”, sino que tenderá a ecualizar de una u otra forma el sonido.

Por último también influyen factores psicológicos. El sonido de nuestra propia voz suena como «Yo», mientras que el sonido de la voz grabada nos suena como «Yo fuera de mi cuerpo», y eso no cabe duda de que es extraño. Un símil: todos estamos muy acostumbrados a vernos a diario en espejos, pero basta que nos fijemos en la reacción de muchos animales ante su reflejo en un espejo: tienen la misma sensación de «ese no soy yo» que nosotros cuando oímos nuestra voz grabada.

4 opiniones en “No me gusta mi voz”

  1. ¡Qué curioso, qué interesante! Escribes muy bien, y hablas de cosas en principio arduas para neófitos de forma amena y, sobre todo, comprensible. Y me gusta mucho el título, Resonancias. Muy evocador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.